¿Por qué son vitales unos amortiguadores en buen estado?

¿Por qué son vitales unos amortiguadores en buen estado?

Los amortiguadores son, junto a los muelles, un elemento básico de la suspensión de los vehículos. El sistema de suspensión, que actúa entre el chasis y las ruedas, se encarga de absorber las irregularidades del terreno, aumentando el control del vehículo y el confort de los pasajeros. Por eso, es fundamental que circules con unos amortiguadores en buen estado.

Como decimos, los muelles son los encargados de absorber los impactos del terreno, mientras que los amortiguadores disminuyen rápidamente el movimiento de los muelles, controlando sus movimientos para evitar que continúen oscilando y garantizar el control sobre el vehículo. Es decir, nos permiten frenar con seguridad, superar baches, girar y cambiar de dirección o esquivar cualquier obstáculo en el momento preciso.

Por este motivo, lo primero que debes tener en cuenta es que, al sustituirlos, debes hacerlo por pares (no por unidades sueltas) por ejes (delantero o trasero), ya que así aumentará su efectividad.

Unos amortiguadores en buen estado, clave

Unos amortiguadores en buen estado facilitan que los neumáticos siempre estén en contacto con la calzada. Es decir, que las ruedas no se despeguen del asfalto. Y es que, de hacerlo, podemos perder el control del vehículo y sufrir un accidente.

Además, unos amortiguadores en buen estado controlan los movimientos de la carrocería y absorben perfectamente las alteraciones de la carretera. En definitiva, hacen nuestro viaje más cómodo y seguro. Asimismo, unos amortiguadores en buen estado reducen el desgaste de otras piezas como rótulas, soportes, neumáticos…

De igual forma, los sistemas de seguridad como el ABS, el ESP, el DSC y otros de nada sirven con unos amortiguadores deficientes, ya que su función queda mermada (ofrecen datos erróneos de los sensores, frenadas ineficaces…).

Por otra parte, unos amortiguadores en mal estado aumentan la distancia de frenado hasta un 35% ¿Por qué? Al frenar, por la inercia y el peso del vehículo, unos amortiguadores desgastados no estabilizan la carrocería. Esto provocará que la parte trasera se levante, evitando el contacto de los neumáticos traseros con la carretera, produciendo una disminución de la tracción y el control y ocasionando que la distancia de frenado sea mayor.

¿Cómo detectar que falla la suspensión de su vehiculo?

síntomas nos indican que los amortiguadores están perdiendo su efectividad, no está de más que los repasemos. En primer lugar, unos amortiguadores en mal estado mostrarán una mayor dificultad en la conducción. Así, notaremos que nos cuesta controlar nuestro vehículo en curvas y superficies mojadas. También, percibiremos una mayor ‘sensibilidad’ del vehículo al viento lateral, con lo que podríamos tener algún susto en carretera, especialmente cuando rebasemos a un camión o autobús (efecto ‘pantalla’).

Del mismo modo, un desgaste irregular de los neumáticos nos está advirtiendo de que es probable no circulemos con unos amortiguadores en buen estado. Y cuidado con los baches pronunciados: unos amortiguadores en mal estado pueden llegar a tocar fondo y ‘clavarse’.

Asimismo, debes acudir a un profesional para que verifique los amortiguadores si notamos que el eje trasero ‘se hunde’ al acelerar; vibraciones en el volante; que necesitas más tiempo para detener el vehículo en una frenada; que deslumbramos con nuestras luces de cruce (las cortas) a los vehículos que vienen en sentido contrario; o bien si percibimos alguna fuga del fluido hidráulicobajo las ruedas.

Confía en ferautomotor

Si notas alguno de estos síntomas en tu coche, acude a tu taller de confianza para que revisen los amortiguadores. Y un último consejo: sustitúyelos entre los 65.000 y los 90.000 km (dependiendo del uso que les hayas dado), y revísalos periódicamente (cada 20.000 km). Hacerlo permitirá que te beneficies de las ventajas de conducir un coche bien mantenido y contribuirás a alargar la vida útil de otros componentes.

En ferautomotor apostamos por los buenos conductores, los que realizan una conducción respetuosa y que practican un mantenimiento responsable de sus vehículos Trabajamos día a día para seguir siendo tu mejor opción a la hora de reparar o mantener tu coche en perfecto estado.

SISTEMA DE FRENADO

Descuento de 20% en pastillas  del y tra

Descuento de 25% discos y pastillas

Descuento de 25% kit frenos traseros (zapatas y bombines)

Descuento de 20% en sustitucion de liquido frenos

¿Los frenos de tu coche se desgastan?

Y es que, con el paso del tiempo los frenos se van desgastando más o menos rápido en función del tipo de vehículo y del modo de conducción. existen unos síntomas claros de que ha llegado el momento de cambiar discos, pastillas o ambos.

En este sentido, si notas que tu coche no frena como antes, puede ser debido a que el nivel del líquido de frenos haya disminuido, que las pastillas estén desgastadas o que los discos estén deteriorados.

Así, si notas temblores o vibraciones al frenar puede ser que el estado de los discos no sea el adecuado. Es posible que debido al uso los discos de freno presenten irregularidades en su superficie que hagan que el contacto con las pastillas no sea correcto. Asimismo, es posible que notes un ruido anormal, metálico, cuando discos y pastillas de freno hacen contacto.

De igual forma, debes acudir a un taller si notas pérdida del líquido de frenos o si al frenar, el coche se va hacia un lado. En este caso lo primero que tienes que hacer es comprobar la presión, el desgaste y la alineación de los neumáticos. Si éstos están en buen estado revisa las pastillas, ya que pueden estar mal asentadas o que los frenos no estén ajustados de forma correcta. El fallo también puede venir de una fuga de líquido, de una amortiguación demasiado blanda o porque se haya filtrado grasa entre la pastilla y el disco impidiendo una frenada eficaz.

Por otra parte, si notas el pedal del freno ‘blando’, con probabilidad signifique que se haya introducido aire en el circuito o que se esté quedando sin líquido de frenos.

Los frenos de tu coche pueden fallar

Si los frenos de tu coche manifiestan alguno de estos síntomas, acude a un taller de confianza lo más pronto posible para evitar el riesgo de sufrir un accidente. Quedarte sin frenos mientras estás circulando es de las peores situaciones que puede experimentar un conductor.

En este sentido, también puede ocurrir un fallo común que es efecto ‘fading’ o pérdida de eficacia de los frenos. Este fenómeno se produce por un uso intenso de los frenos, que provoca una aumento de la temperatura ideal de funcionamiento. Cuando se supera esta temperatura el líquido de frenos crea burbujas de aire y que disminuyen el poder de los frenos, con el peligro que ello conlleva para la seguridad.

Por todo lo anterior, conviene que tengas en cuenta algunos consejos para saber reaccionar si en algún momento fallan los frenos de tu coche. Lo primero de todo debes retener en tu cabeza dos cosas que no debes hacer: usar el freno de mano de forma brusca y a elevada velocidad y apagar el motor para que el coche frene por sí mismo.

Con cualquiera de estas dos acciones aumentarás el riesgo de sufrir daños, ya que al accionar el freno de mano las ruedas traseras se pueden bloquear y el coche perder el control. Y si apagas el motor, el vehículo sí irá reduciendo su velocidad, pero también dejará de funcionar la servodirección, la dirección se endurecerá y girar será más difícil, lo que puede provocar un accidente.

Qué hacer si fallan los frenos

Ante una situación de emergencia, por difícil que sea, no debes ponerte nervioso o nerviosa ni perder el control del vehículo. Deja de acelerar y no pierdas la vista de la carretera y recuerda avisar al resto de conductores activando las luces de emergencia.

Lo primero que debes intentar es pisar el freno repetidamente y de forma intensa para aumentar la presión en el circuito de frenos en caso de fallo de la bomba. Si aun así el fallo persiste trata de retener el vehículo utilizando el freno motor, es decir, reduciendo marchas. También ayudará a que el coche se pare antes si ejerces una ligera pero continua tensión en el freno de mano, siempre que sea manual.

Desde el momento en que notas que los frenos están fallando debes ir buscando la forma de salirte de la carretera, buscar una zona de frenado de emergencia —normalmente habilitadas para vehículos pesados— o acercarte al arcén para no molestar o poner en riesgo al resto de conductores.

Confía en ferautomotor

Para evitar averías en los frenos, se recomienda revisar el sistema de frenado en un taller de confianza cada 20.000 kilómetros. Aun así, si notas que algo en tu coche no va bien, no dudes en visitar al mecánico antes.

Recuerda que un buen mantenimiento de tu vehículo, contribuirá a que piezas sometidas a mayor desgaste como pastillas o discos de freno, neumáticos, amortiguadores… funcionen correctamente y duren más tiempo.

Confía en los profesionales ferautomotor para mantener o solucionar cualquier problema que pueda surgir en tu coche. Trabajamos día a día para ser tu mejor opción cada vez que tengas que reparar o efectuar una operación de mantenimiento a tu vehículo